Aceite de Orujo de Oliva

¿Qué és el aceite de orujo de oliva? ¿Para qué sirve? Brevemente y sin entrar en muchas especificaciones, os explicamos qué es, de dónde se obtiene y sobre todo para qué sirve.

Proceso de elaboración del aceite de oliva

  1. Recolección de la aceituna y traslado a la almazara
  2. Separación de las hojas y procedimiento de lavado
  3. Molturación: extracción del zumo de la aceituna
  4. Separación de las fases. La fase final es la del filtrado para eliminar las últimas impurezas y restos de humedad
  5. Almacenamiento (por categorías)
  6. Envasado

Tras la prensada o molturación se obtiene aproximadamente un 20% de zumo de oliva. Del resultado del 80% restante se obtiene una pasta llamada alpeorujo formada por agua, piel, hueso y resto de aceite.

El alpeorujo es procesado por las orujeras mediante un proceso de extracción, refinado y mezclado con aceite de oliva virgen extra (AOVE) o aceite de oliva virgen (AOV). De este modo se obtiene el aceite de orujo de oliva. Un gran desconocido del que ahora ampliaremos información sobre sus grandes propiedades y cualidades.

Algunas almazaras separan el hueso de la pulpa, ya que, en los últimos años, el hueso de la aceituna se ha convertido en un producto muy valorado como biomasa para la alimentación de calderas.

Simplemente añadir, que el alpeorujo también es utilizado para la elaboración de jabones y para el compostaje, obteniendo un valioso abono, rico para alimentar al propio olivar.

El aceite de orujo de oliva es el segundo mejor aceite vegetal, por detrás del aceite de oliva, considerando que tiene un alto contenido en antioxidantes naturales, como la clorofila, vitamina E y carotenos. Según investigadores del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), el aceite de orujo contiene el ácido oleanólico, que tiene propiedades antitrombóticas y vasodilatadores demostradas. Además, la OCU reconoce el aceite de oliva de orujo como el mejor aceite para las frituras.

Desde la Interprofesional del Aceite de Orujo de Oliva (ORIVA) divulgan, a usuarios y restauradores, la importancia del consumo en frituras con aceite de orujo de oliva. En su página web encontrareis mucha más información y vídeos explicativos.

Frituras perfectas con Aceite de Orujo de Oliva

La fritura es una de las técnicas de cocina que más potencian el sabor natural de los alimentos. Pero para que tengan el color, la textura y el sabor perfectos es importante elegir el aceite y la temperatura más adecuados. El Aceite de Orujo de Oliva te permite disfrutar de las mejores frituras gracias a sus cualidades culinarias:

  • Estudios científicos han comprobado que aguanta más del doble del número de frituras que los aceites de semilla más habituales gracias a su estabilidad y resistencia a la oxidación.
  • No solo garantiza la calidad de los fritos, sino que tiene un precio muy competitivo por su duración.
  • Su gusto neutro, no altera el sabor original sino que lo realza.
  • Además, si se utiliza a la temperatura recomendada, 180º, consigue el color y textura deseados. El toque crujiente ideal con una fina costra en el exterior y el corazón del alimento tierno y esponjoso.

Consejos

  •  La temperatura ideal del aceite al comenzar a freír es de 180ºC y los alimentos mejor a temperatura ambiente.
  •  NO mezclar diferentes tipos de aceite en una misma fritura.
  • Moderar las cantidades de alimentos a freír (mejor en tandas reducidas) y procurando que los alimentos queden totalmente sumergidos.
  • Realizar todas las frituras seguidas para que el aceite no se enfríe
  • Nunca dejes humear el aceite, ya que al quemarse pierde sus propiedades.
  • No lo utilices en reiteradas frituras más de 4 ó 5 veces.
  • Es aconsejable mantener el fuego encendido tras la fritura un par de minutos, de modo que favorezca la evaporación del agua que pueda contener el aceite.
  • Colocar los fritos en una fuente cubierta con papel absorbente, de modo que el exceso de aceite se elimine por sí mismo.
  • Si es necesario añadir sal, mejor hacerlo después de la fritura, ya que, si la añadimos antes, aportará humedad al alimento y al propio aceite.
  • Filtra el aceite de freír. Si quedan partículas, contribuyen a la alteración del aceite en las siguientes frituras.
  •  Es mejor filtrar el aceite en caliente por su mayor fluidez.
  • Para una buena conservación de una botella de Aceite de Orujo de Oliva es mejor mantenerla alejada de la luz y el calor para evitar su oxidación.

Vídeo proyectado en www.oriva.es