MI niña AOVE

Aceite de Girasol Alto Oleico

El aceite de girasol es el aceite vegetal que se extrae del prensado de las semillas del girasol, también conocidas como pipas de girasol.

¿Cómo se obtiene?

  1. Eliminación o separación de las cáscaras o impurezas de las semillas
  2. Trituración de la semilla para extraer el aceite. Se utilizan molinillos para romper las células vegetales y facilitar la extracción.
  3. Calentamiento – acondicionamiento: Se modifica la temperatura y el grado de humedad adecuado para la extracción.
  4. Extracción del aceite de girasol.  Se realiza mediante prensado para obtener el aceite.
  5. Clarificación. Se eliminan las partículas que quedan en suspensión en el aceite
  6. Desacidificación. Se regula el grado de acidez.

La modificación del aceite de girasol alto oleico consigue que esta grasa vegetal tenga una mayor resistencia a la oxidación. De hecho, puede alcanzar los 230 grados sin que el aceite se llegue a quemar, evitando que sea perjudicial para la salud.

El aceite de girasol está constituido por grasa en un 99,9%, su contenido en ácidos grasos saturados es muy bajo, no llega al 10% de su contenido, y proporciona 900 kcal por 100 g de producto.

En su composición destacan los ácidos grasos poliinsaturados (61,40 g/100 ml) de los que destacan el ácido linoleico (Omega 6) y en menor medida el ácido linolénico (Omega 3). Estos dos ácidos grasos son considerados ácidos grasos esenciales, es decir, deben ser aportados a través de la alimentación, ya que no pueden ser sintetizados por el cuerpo humano.

El aceite de girasol también aporta grasa monoinsaturada (ácido oleico), aunque en mucha menos cantidad que en el aceite de oliva, su contenido está alrededor de los 22,50 g/100 ml.

Ácido oleico: Es un ácido graso monoinsaturado omega-9, presente en el aceite de oliva de manera mayoritaria.

Un aceite de girasol normal ronda el 20% de composición de ácido oleico; nuestro Aceite de Girasol Castildetierra tiene entre un 75 y un 80%.