Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)

Hay mucho desconocimiento respecto a los tipos de aceite que existen en el mercado y sobre el grado de acidez. Queremos hacerle llegar información sobre el Oro líquido, que es la principal fuente de ácido oleico.

Nuestro territorio es el mayor productor de aceite de oliva en el mundo, por delante de países como Italia, Grecia, Turquía o Portugal y, la media de exportación a otros países (Alemania, EEUU…) es de un 45%. Tenemos a nuestro alcance uno de los productos más sanos y con múltiples propiedades beneficiosas para la salud de la dieta mediterránea.

El consumo de aceite de oliva virgen extra es cultural. Dependiendo de la importancia generacional que hayamos tenido, le daremos mayor o menor valor nutricional.
Empezaremos explicando primero los tipos de aceite de oliva (de mayor a menor calidad):

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Aceite de oliva virgen
  • Aceite de oliva (refinado + virgen)
  • Aceite de orujo de oliva

Existe muy mala praxis sobre la acidez, si el color influye en el gusto, las variedades de olivas existente, etc. Los aceites de oliva Virgen Extra y Virgen no necesitan ser sometidos a ningún tratamiento químico para consumirse. Es 100% zumo de aceituna. La única diferencia entre uno y otro son los defectos sensoriales obtenidos durante el proceso de cata y el grado de acidez.

El grado de acidez nos indica la cantidad de ácidos grasos libres presentes en el aceite. Estos ácidos se liberan cuando la aceituna es defectuosa por plaga, enfermedad o porque se ha maltratado durante la recolección o el transporte. Cuanto mayor grado de acidez contenga, mayor deterioro ha sufrido la aceituna. Esto influye sobre el aroma, el sabor y las propiedades organolépticas.

El mejor aceite de oliva virgen extra es el que se obtiene de aceitunas sanas, recogidas en su punto óptimo de maduración y recolectadas directamente del árbol.