Los otros usos del aceite de oliva

aceite de oliva usos

Si hablamos de aceite de oliva, seguro que se nos venga a la mente ese producto con el que cocinamos. Sobre todo, los que vivimos en la zona mediterránea. Sin embargo, no solo sirve para cocinar, y eso es algo que no todos saben.

No hay nada más que fijarse en los diversos geles y cremas que vemos a menudo en las perfuermerías o en el propio supermercado. Todas ellas se jactan de estar realizadas a base de este alimento. Una de ellas, por ejemplo, es la crema hidratante del supermercado Mercadona.

Al igual que ellos, tú también puedes hacer en casa diversos experimentos para reutilizar el aceite de oliva y aprovechar al máximo todas sus propiedades. Piel, cabello, uñas… E, incluso, pestañas. Descubre todos los usos que puedes darle al aceite de oliva (y que no tienen relación con la cocina).

Aceite de oliva para perder peso y aliviar el dolor

aceite de oliva dolor

Mucha gente piensa que el aceite de oliva engorda. Sin embargo, ocurre todo lo contrario. Se trata de un tipo de grasa saludable, pues no perjudica a nuestro organismo. Por ello, podemos incluirla en dietas para perder peso. Su uso, además, contribuye a acelerar al metabolismo, con lo que quemaremos grasa de forma más rápida. También ayuda aportando una enorme sensación de saciedad.

En la cocina, podemos incluirla de forma perfecta como un buen sustituto de otros productos más dañinos como la mantequilla. Pero no solo eso, pues también es conocida debido a su fama como producto potente para aliviar el dolor. Este es uno de los usos que poca gente conoce.

La razón por la que este tipo de aceite es bueno en el alivio del dolor es por su gran contenido de oleocantal. Es decir, consigue actuar como un potente antiinflamatorio natural. Reduce, por tanto, aquellas dolencias que puedan aparecer de forma ocasiones en las enfermedades crónicas. Si el dolor no es muy potente, puede ser un buen sustituto de medicamentos como el ibuprofeno.

Disminución del encrespamiento del cabello

cabello aceite

Su uso en la estética es conocido. El aceite de oliva funciona como un elemento clave a la hora de crear mascarillas que reduzcan el encrespamiento del cabello. Esto se debe a la enorme hidratación natural que puede aportar. Si deseamos conseguir un cabello sano y fuerte, podremos peinarnos con unas gotas de aceite o echarlas en la palma de la mano y extenderla por la parte del cabello que esté más seca o encrespada.

Es una gran aliada contra muchos de los problemas que pueden aparecer en nuestro cabello. De hecho, otro de sus usos que puedes poner en práctica con más frecuencia es el de tratamiento para el cuero cabelludo. Un cuero cabelludo deshidratado producirá picor y puede incluso llegar a crear escamas de piel. En ese caso, podemos usar el aceite de oliva para crear una mascarilla protectora.

Este tipo de líquido proporciona una fuerte hidratación. Y eso es justo lo que necesita nuestro cuero cabelludo cuando está sufriendo. Además, es muy útil si sufrimos otro tipo de problemas relacionados con nuestro cabello como la molesta caspa. Actúa contra ella y también la previene. Gracias al aceite, nos olvidaremos de las puntas abiertas y luciremos un brillo imposible de conseguir con otro tipo de productos químicos.

Un poderoso hidratante para la piel

mascarilla aceite de oliva

Al igual que para nuestro cabello, el aceite de oliva es uno de los productos hidratantes más poderosos que actúa en nuestra piel. No es casualidad que la mayoría de las cremas nutritivas y mascarillas lleven incorporado este tipo de aceite. Es válido para cualquier zona del cuerpo, incluida la cara. Eso sí, mejor que tu piel no sea demasiado grasa o mixta.

Es una gran aliada en el mundo de la cosmética en caso de contar con una piel demasiado seca. En tan solo segundos, podrás comprobar su eficacia, pues no tardará en hidratarte. Desde tiempos antiguos, ha sido uno de los productos hidratantes más usados. De hecho, sigue contando con gran fama para algunas personas, como nuestras abuelas.

Ese aspecto hidratante tan potente es producto de la presencia, entre otras cosas, de escualeno. Este tipo de compuesto ayuda a prevenir la formación de arrugas. Además, contribuye a mantener nuestra piel tersa, joven y, sobre todo, mucho más suave. Si aún no has probado sus ventajas, es hora de hacerlo.

Aceite de oliva para aliviar tras una quemadura

quemadura

Otro de los usos más desconocidos del aceite de oliva es su acción para aliviar las quemaduras. Su uso es muy sencillo. Tan solo basta una aplicación sobre la piel después de quemarnos para aliviar el dolor en gran parte.

Para llevarlo a cabo con eficacia, tan solo debemos lavar la quemadura con agua fresca después de que esta se produzca y, acto seguido, aplicar una cantidad media de aceite sobre la misma. Su efecto se notará de forma inmediata desde el primer momento.

¿Por qué es capaz de aliviar de esta forma? De nuevo, la respuesta está en su gran poder hidratante. Se encargará de regenerar la piel quemada y, además, también reducirá el riesgo de que la herida se nos pueda infectar.

Publicado en Merca2 el 29 de marzo de 2020