¿Cómo saber si un aceite de oliva es de buena calidad? Tips para elegir el mejor

El aceite de oliva tiene grandes beneficios, pero si no escoges el correcto podría ser lo mismo que comprar cualquier otro.

¿Cómo saber si un aceite de oliva es de buena calidad? Tips para elegir el mejor

El aceite de oliva es uno de los alimentos más recomendados en las dietas de adelgazamiento, pero especialmente en los planes alimenticios para disminuir los niveles de colesterol malo (LDL), los triglicéridos, proteger la salud cardiovascular o fortalecer el sistema inmunológico, ya que es una fuente de ácidos grasos monoinsaturados que elevan el colesterol bueno (HDL) en la sangre.

Este aceite de también una fuente rica en antioxidantes, polifenoles y vitamina E, que contribuyen a proteger las células de la oxidación, previenen el envejecimiento prematuro, la aparición de diversas enfermedades, de cáncer o arteriosclerosis, reducen la posibilidad de accidentes cerebrovasculares y mejoran el proceso de digestión por su efecto antibacteriano.

De igual manera, tiene propiedades antiinflamatorias que evitan problemas de esta naturaleza en todo el organismo y previenen del daño cognitivo como Alzheimer o emocional, como la depresión. Sin embargo, si no escoges uno de buena calidad podrías no estar aprovechando al máximo sus beneficios, así que checa estos tips para gastar adecuadamente tu dinero.

Tips para escoger un aceite de oliva de calidad

1. Prefiere un envase oscuro

Los nutrientes más importantes del aceite de oliva son los betacarotenos, precursores del retinol, vitamina A y clorofila, pero su principal enemigo es la luz. Para mantener sus capacidades antioxidantes y los beneficios de las grasas monoinsaturadas, prefiere empaques que eviten la entrada de luz.

2. Si estuvo expuesto al sol evítalo

Definitivamente el sol puede afectar las propiedades del aceite de oliva, así que lo mejor es evitar un aceite que esté expuesto a los rayos ultravioleta. Y una vez que lo tengas en casa, recuerda almacenarlo en un lugar seco, fresco, donde no reciba la luz del sol.

3. Checa el olor, no el color

El color no es un indicativo de calidad del aceite de oliva, pero el olor sí. Guíate por el que tenga un olor a hierbas, afrutado como a manzana verde o a rúcula, pero rechaza el aceite si huele a moho, avinagrado, rancio o incluso a aceituna, pues esto podría indicar una fabricación defectuosa.

4. Elige uno recién envasado

Aunque no caduca en sí, el aceite de oliva con más tiempo puede cambiar su aroma y sabor, por eso, lo más recomendable es elegir botellas que no tengan más de un año de fabricación, esto garantizará una mejor calidad.

5. Si pica es bueno

Al catarlo o probarlo solo, si te genera una ligera sensación picante en la garganta, como si te dieran ganas de toser, es un indicativo de que es bueno. Esto se debe a los polifenoles, unos antioxidantes que provienen de la aceituna y que se pierden cuando el aceite pasa por un proceso de refinado, por eso, si pica, es un buen indicativo.

6. Que no sea prensado, pero sí extraído en frío

Revisa en la etiqueta que el aceite de oliva no se haya obtenido «prensado», pero sí que haya tenido una «primera extracción en frío», esto garantizará que el aceite de oliva que llevas es de mejor calidad, pues al pasar por procesos en los que se calienta tiende a perder propiedades, mientras que los viejos métodos de obtención que sólo eran prensados y producían oxidación del líquido, esto no pasa en las máquinas modernas.

7. Extra virgen es mejor

La mejor calidad del aceite de oliva es extra virgen, también etiquetado como AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra), pues es el más puro y con un máximo de acidez de 0.8%. El aceite de oliva virgen tiene un máximo de acidez de 2% y los que ya no son de este nivel no pueden considerarse saludables.

8. Desconfía de lo barato

Aunque actualmente existe una gran variedad de marcas y precios, no confíes en los aceites de oliva que son baratos, porque no existen los que sean de buena calidad y que preserven buenas cualidades para la salud. Así que si prefieres ahorrar lo mejor es comprar otro tipo de aceite, pero con el oliva es mejor no escatimar y considerarlo una inversión para la salud.

Publicación de Gastrolab el 20/07/21