¿El aceite de oliva caduca? La importancia de su conservación

El aceite tiene fecha de consumo preferente que dependerá de factores como la conservación del propio producto.
El aceite de oliva es rico en ácido oleico, un ácido graso monoinsaturado que protege frente a las enfermedades cardiovasculares.
Rico en ácido oleico, protege frente a las enfermedades cardiovasculares. Steve Buissinne

El aceite de oliva es uno de los ingredientes principales de la conocida dieta mediterránea y de los más utilizados ya que España se caracteriza por ser uno de los principales países productores. 

Su consumo es más que recomendable porque contiene propiedades como ácidos grasos monoinsaturados, vitamina E o beta-carotenos que son beneficiosas para nuestra salud. Una de las dudas más comunes sobre el aceite de oliva es su caducidad. ¿Realmente caduca? ¿Se puede consumir aunque lleve muchos meses en la despensa? Las propiedades del aceite de oliva virgen extra (AOVE): beneficios para tu salud

No caduca, pero si pierde sus propiedades

El aceite de oliva no caduca, pero siempre es recomendable consumirlo en la fecha preferente de consumo. Al ser un producto natural, y aunque lleve mucho tiempo envasado, no va a perjudicar a la salud. No obstante, es cierto que va a perder su sabor y sus propiedades con el paso del tiempo. 

Por tanto, el aceite de oliva cuenta con fecha de consumo preferente que dependerá de ciertos factores como la conservación del propio producto. Si el aceite está durante mucho tiempo en la despensa puede dar lugar a su oxidación y a la pérdida de sus propiedades beneficiosas para la salud

¿Qué es la fecha de consumo preferente?

De acuerdo con la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) la fecha de consumo preferente se aplica «a productos bastantes más duraderos y que son estables». Esto quiere decir que, una vez pasada esa fecha, irán perdiendo sus propiedades, sabor o textura, pero no tendrán riesgo microbiológico para el organismo

Por otro lado, la fecha de caducidad se aplica a productos frescos y perecederos como la carne o el pescado, cuyo consumo posterior de dicha fecha puede resultar perjudicial. 

La importancia de conservar el aceite

Por tanto, resulta realmente importante conservar el aceite de oliva para mantener sus propiedades organolépticas. Para ello se debe evitar la exposición directa a la luz solar, no aplicar calor directo al producto y alejarlo de dispositivos como estufas o mantenerlo en envases oscuros. 

A ser posible es mejor utilizar envases de vidrio ya que los metales pueden acelerar la oxidación. Finalmente, deben ser herméticos para evitar el contacto con el oxígeno del aire. 

Publicado en 20 minutos el 19 de marzo de 2020