Fernando López Segura, doctor internista: "Es dramático, los jóvenes no consumen aceite de oliva"

los jóvenes no consumen aceite de oliva
Fernando López Segura, internista del Hospital Reina Sofía de Córdoba e investigador del IMIBIC
  • Una de cada dos botellas de aceite de oliva que hay en el mundo se produce en España, sin embargo, su consumo ha descendido drásticamente en nuestro país
  • Las generaciones más jóvenes lo han sacado de su dieta, a pesar de sus beneficiosos efectos sobre la salud
  • «Es innegable que el aceite de oliva previene o evita las enfermedades cardiovasculares, que es de lo que morimos la mayoría»

Los datos son sorprendentes. Aunque España es el mayor productor de aceite de oliva del mundo su consumo ha descendido en nuestro país en 100.000 toneladas en los últimos 18 años (según cifras del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación).

El aceite de oliva no está de moda. Muchas de las nuevas dietas que se difunden por las redes sociales no lo incluyen en su lista de alimentos preferidos.»Vemos con asombro cómo se recomienda incluso el consumo de aceite de coco, una grasa bastante insalubre, con una composición casi igual a la de la mantequilla o al  tocino, y se desprecia el aceite de oliva, que es un superalimento», dice casi con indignación el doctor Fernando López Segura, internista del Hospital Reina Sofía de Córdoba e investigador del IMIBIC (El Instituto Maimónides de Investigación Biomédica ), desde los que lleva 30 años estudiando los beneficios del aceite de oliva en la salud «en el campo de las enfermedades cardiovasculares, que es de lo que actualmente enfermemos y morimos la mayoría», subraya.

Vemos cómo se recomienda incluso el aceite de coco, una grasa bastante insalubre, con una composición casi igual a la de la mantequilla o al tocino, y se desprecia el aceite de oliva, que es un superalimento

Pregunta. ¿Qué está pasando?¿El oro líquido está perdiendo su brillo, su valor?

Respuesta. Para muchos jóvenes, sí. Ese es el drama. A medida que van desapareciendo las generaciones de nuestros abuelos o padres, que eran los que lo consumían tradicionalmente, su ingesta está disminuyendo. Ahora mismo, la gente por encima de los 40 o 50 sigue tomándolo, pero en los menores de 30 su consumo ha descendido drásticamente.  Son generaciones que no se están criando en la cultura de la dieta mediterránea. Sus hábitos de consumo están influenciados bien por la cultura de la comida rápida, con dietas cargadas de grasas saturadas, o bien por la moda de las dietas alternativas que no tienen casi nunca base científica.

P. Sin embargo sí hay numerosos estudios científicos que recomiendan el aceite de oliva…

R. Sí, de investigadores españoles como nosotros, y también de otras partes del mundo, pero es como si hubiera una mano negra que impidiera que los resultados, que son irrefutables, estén calando del todo en la gente, no somos capaces de hacer llegar el mensaje. 

El aceite de oliva virgen es la mejor grasa que puede consumir el ser humano

P. Y ¿qué dicen esos estudios?

R. Mira, en estos momentos, el primer problema del mundo occidental es la arteriosclerosis y sus consecuencias, que son el infarto de miocardio y la trombosis cerebral. Está absolutamente probado que el aceite de oliva ayuda a prevenirlos o evitarlos.

P. Explíquenos cómo lo hace…

RActuando sobre los factores de riesgo que provocan estas patologías graves: mejorando el colesterol, la hipertensión, la diabetes, la coagulación…

Podemos asegurar que el aceite de oliva virgen es la mejor grasa que puede consumir el ser humano. Este tipo de aceite tiene dos componentes principales, por un lado el ácido oleico (el ácido graso más saludable que existe) y por otro los polifenoles, unos antioxidantes potentísimos que son una auténtica joya. Cuando ambos se incorporan a nuestro organismo, a nuestras células, consiguen mejorar todos los factores de riesgo.

Mejora el colesterol, la hipertensión, la diabetes, la coagulación (…), previene el alzheimer, el cáncer, la arteriosclerosis…

P. Sin embargo desconocemos muchos de sus efectos beneficiosos…

R. Sí, la mayoría no conoce su efecto antioxidante, fundamental para prevenir enfermedades como el alzheimer, el cáncer, o la propia arteriosclerosis. También la diabetes. El consumo de aceite de oliva virgen disminuye las necesidades de insulina o de fármacos antidiabéticos. También baja la tensión arterial al mismo nivel que si utilizáramos medicamentos creados específicamente para eso. Como te he dicho, una auténtica joya.

P. ¿A precios inasequibles para algunos? Que es caro es uno de los peros que se le ponen…

R. No hay que tomarse un cuarto de litro de aceite de oliva al día. La dieta mediterránea se basa fundamentalmente en tomar entre 40 y 50 gramos de aceite al día por persona (lo que contiene una tostada y una ensalada). Eso, al precio que está ahora el aceite, 3 euros el litro, son 4.5 euros por persona y mes. Una cantidad ridícula si tenemos en cuenta que supone el 25% de las calorías de la dieta, o sea, que la cuarta parte de la dieta de una persona al mes costaría 4.5 euros.

Tomando una tostada y una ensalada con aceite de oliva virgen ya obtendríamos todo el beneficio necesario para nuestra salud

P. Y es verdad que engorda ¿o no? porque se ha dicho de todo.

R. Es una grasa, y como todas las grasas tiene 9 calorías por gramo. Hay que consumirla con moderación. No se trata de añadir aceite de oliva a la dieta así, sin más, sino de sustituir las grasas malas de nuestra dieta por aceite de oliva. La obesidad es un enemigo de la salud. De lo que se trata es de que el aporte graso de nuestra dieta sea en su mayoría aceite de oliva, pero sin aumentar las calorías ingeridas.

P. Como decía usted al inicio de la entrevista se llevan otros aceites, el de semillas, el de soja… ¿cómo reflotar el de oliva?

R. Hay que volver a ponerlo de moda, aunque tenga miles de años hay que recuperarlo como un alimento moderno, devolverle su valor en la cocina, en la cultura. Lo consumimos desde hace 10.000 años en la cuenca mediterránea, y es en esta área donde existen menos enfermedades cardiovasculares y menos tumores del mundo, y sin duda ninguna es por el consumo de la dieta meditérranea y de su alimento estrella, que es el aceite de oliva.  

En la cuenca mediterránea, donde se consume aceite de oliva desde hace 10.000 años, es donde existen menos enfermedades cardiovasculares y menos tumores del mundo

P. Las modas tienen el peligro de pasar de moda…

R. Jugamos con la ventaja de que sus efectos beneficiosos son una realidad, constatada y probada científicamente. La medicina no es una opinión. Que el aceite de oliva mejora nuestra salud es una verdad absoluta que esperemos termine por imponerse.

Publicado en niusdiario.es el 07 de marzo de 2020